El arte de ser imperfecta

Respetarte, aceptarte, quererte y todas esas cosas que acaban en -te son posibles.

¿Cómo ser más consciente de que aportas al mundo?

Estas son las herramientas que Julia (del último artículo que escribí) puede usar para que el final de su historia sea el que yo he diseñado. Con la historia de Julia quiero transmitirte que la mayoría de personas no es consciente de lo que aporta al mundo,  ni de quién son en realidad. Tengo la sensación de que vivimos siguiendo un poco el camino que se nos ha marcado y es difícil salir para buscar el nuestro propio.

Pero la verdad es que tú y yo, como cualquiera de esas Julias somos personas impresionantes y únicas, y nos merecemos todo lo mejor. Por eso hoy compartiré contigo 3 claves básicas para ser un poco más consciente.

  • Valórate por lo que eres y no por lo que esperan que seas

El camino fácil es escuchar al de al lado decirte qué, cómo y por qué tienes que hacer “tus cosas” de una manera determinada. Pero creo que el camino más fácil no es necesariamente el mejor.

Lo mejor es que pasemos tiempo con nosotras mismas, nos conozcamos bien y nos decantemos por las decisiones que sabemos que nos van a hacer sentir mejor, aunque a veces parezca que sólo nosotras creemos que son las correctas. Cuando vamos a contracorriente por algo que sentimos desde dentro, todo tiene tanto sentido que nos da completamente igual tener que esforzarnos un poco más.

No escuches a los que creen que no lo lograrás

¿Alguna vez habéis oído el cuento de la rana sorda? A veces escuchar a los demás pensar en alto que es muy difícil y que no lo conseguirás hace que tires la toalla antes de tiempo. Te pondré un ejemplo de cómo evitarlo:

Como sé que me parezco más a Julia de lo que me gustaría, y que tengo demasiado en cuenta la opinión de los demás, cuando me decidí a hacer este blog y ponerme enserio con él, decidí también que al contarlo a las personas de mi entorno cercano les pediría que no me dieran su opinión. Menos mal, porque yo ya sabía que esto es difícil y que puede que no consiga mi objetivo, pero aún así me importa lo suficiente como para querer invertir mi valioso tiempo en intentarlo con todas mis fuerzas.

Una persona de fuera, aunque te quiera con todas sus fuerzas, no puede saber lo que hay dentro de ti, la motivación que tienes, el nivel de compromiso, las ganas, que significa el objetivo que te has propuesto para ti. Por eso a la hora de decidir intenta que aunque escuches a tus seres queridos opinar, al final tu opinión sea la mas importante. Guíate por la sensación esa que tenemos todos cuando estamos en el camino correcto. Esa sensación de tranquilidad.

  • No dejes de aprender

Disfruta de todo lo que has aprendido hasta ahora sin dejar de aprender. Ante los momentos difíciles dejemos de preguntarnos ¿por qué? y cambiémoslo por un ¿para qué? Al principio no será fácil, pero con el tiempo sale prácticamente de manera automática.

Si lo que pasa es que no somos conscientes de que pregunta nos hacemos, plantearse que  estamos aprendiendo de esta situación. Por ejemplo, si nos llaman a despacho y nos dicen que no nos van a renovar el contrato porque no pueden hacer más fijos este año, pensaremos en que podemos aprender de esta situación, incluso en para que nos puede servir. Puede que en el fondo sepamos que ese trabajo no nos hace sentirnos realizadas y empecemos a plantearnos nuevas opciones que nos apasionen más. Puede que sí, que nos encante el trabajo y nos llevemos una lección de humildad, nadie es imprescindible. Si eres una persona que antepone el trabajo a sus necesidades puede que llegues a la conclusión de que no vale de nada y además te hace infeliz. De esa manera, en el próximo trabajo, podremos ponernos por delante porque sabremos que al final si nos toca irnos a la calle nos va a tocar igual. En cambio con nosotras mismas vamos a vivir siempre, así que deberíamos ser las primera para nosotras.

  • Vive recordándote lo que vales

No siempre lo van a hacer los de fuera por ti. Haz ejercicios como el que hice en Conocernos mejor y ser nosotras mismas.  Una lista de los 10 éxitos más importantes para ti en tu vida y pedir a personas cercanas una lista de 5 cualidades.

Ponte posits por todas partes si lo necesitas. Pégatelos en la cartera, ponte una frase en el móvil, en la pantalla del ordenador, que se te meta en la cabeza, que vales, que eres maravillosa y que no te hace falta que nadie más que tú te lo recuerdes y que te lo creas. Te aseguro que te asombraría lo que me gustan a mí los posits, no sé si conseguiré creerme algo, pero por aburrimiento al menos mi cabeza lo acaba asumiendo como propio.

Y sobre todo, aceptémonos y querámonos con todos nuestros defectos y virtudes, porque si no lo hacemos nosotras nunca vamos a dejar que los demás lo hagan porque creeremos que no lo merecemos o simplemente no les creeremos. Aprendamos juntas.

No te olvides de compartirlo si te ha gustado. Y cuéntame la primera idea que se te venga a la cabeza sobre cómo podemos sentirnos más enfocadas en lo positivo que aportamos al mundo.

¿Te gusta El arte de ser imperfecta? Suscríbete aquí y recibiras una newsletter personalizada semanalmente. No olvides revisar tu lista de correos no desados para confirmar tu suscripción. ¡Nos vemos dentro!

 

 

 

2 Comentarios

  1. Que el ser humano aprenda ya que cada persona es un mundo y que cada uno tiene sus cualidades, que cada persona vale para una cosa, sino, ¿qué mundo más aburrido no? No tengamos miedo de ser lo que queremos ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.