¿Sabes esa sensación de creer tener un pensamiento o una idea rara? ¿Crees que tienes una actitud que consideras extraña y por eso prefieres fingir que no pasa nada, o bien la ocultas ante los demás y, en definitiva te sientes diferente por ella?

Es difícil definirlo pero básicamente me refiero a todas esas actitudes o ideas por las que crees que eres rara y en ocasiones incluso te sientes desconectada del mundo. Porque crees que son cosas que solo te pasan a ti y a veces está bien, te hacen especial,  pero en la mayoría de ocasiones hacen que te sientas fuera de contexto e incluso excluida.

Llevo varios días intentando encontrar el artículo perfecto con el que me gustaría empezar este blog. Pero tras varias semanas de agonía me he dado cuenta de que ese artículo perfecto no existe y de lo irónico que es querer hacer algo perfecto en un espacio dedicado exclusivamente para disfrutar de la imperfección.

Así que vengo a  contarte que esto no solo lo sentimos tú y yo, sino que me atrevería a decir que todo el mundo lo ha sentido en más de una ocasión. ¡Enhorabuena! no sólo no eres una rarita (o un rarito) sino que encima tienes un montón de compañía.

¿Por qué te hablo de esto?

Pues verás, creo que si hay una cosa que a mí se me da bien en la vida es exteriorizar los sentimientos que me hacen sentir rara sin ningún tipo de vergüenza.  Es más,  gracias a contar las cosas que me suceden a mí (que considero bastante extravagantes y que encima las pienso tanto que las convierto en algo más fuera de lo normal),  consigo que todo aquel que me rodea crea que sus pensamientos locos son menos locos al lado de mis teorías súper locas. Así que he pensado ¿por qué no aprovechar este “Don” para que otras personas, como tú y yo, vean que no están solas y que lo que piensan es perfectamente normal?

En este blog te hablaré de algunas de estas cosas y te pondré ejemplos que me han pasado, que le han pasado a alguien que conozco, o simplemente que me han gustado.

Mi intención es que llegues a algunas conclusiones conmigo y que aprendamos juntas a entendernos mejor y aceptarnos mejor. Porque si nos aceptamos ya nos hemos empezado a querer un poquito más.

Con mis ideas desastre, siendo una tía medio normal con una vida medio normal (digo medio normal y no normal del todo porque a mí la normalidad me aburre un poco). Intentaré hacerte ver que está bien pensar que eres rara, pero no deberías dejar que eso se convirtiese en algo que te aísle o te haga sentir incomodidad. Mejor usarlo para sentirte especial e interesante. Todos somos diferentes, es así y es bonito, y precisamente por ser diferentes somos auténticas.

 

¿Te gusta El arte de ser imperfecta? Suscríbete aquí y recibirás una newsletter personalizada con todas las novedades, privilegios y avances de El arte de ser imperfecta.

¡Nos vemos dentro!

 

*No olvides revisar tu lista de correos no desados para confirmar tu suscripción.