Que nuestro objetivo sea la libertad y no la felicidad

libertad

Estaba leyendo sobre las terapias de tercera generación en mi libro de texto de Técnicas Cognitivo Conductuales y el simple hecho de leer la frase «El objetivo no es la felicidad sino la libertad», me alivió.

No sé si te has fijado pero vivimos en un mundo donde las emociones negativas, los malos momentos y el malestar no está bien tolerado.

Nos han enseñado que no hay que llorar, que no debes estar triste, que ser feliz es igual a que todo te vaya bien todo el tiempo.

Todo el tiempo. Que agotador tiene que ser pasarte la vida ocultando tus momentos de no felicidad y persiguiendo algo que no existe, estar bien a todas horas.

Hoy vengo con una mala y una buena noticia

La mala es que la mente no se puede controlar, ella habla y te cuenta cosas y a veces son buenas y otras no tanto y en función de lo que ella te cuenta te sentirás de una manera u otra.

La buena noticia es que no todo lo que tu mente dice es verdad. Cuantas veces has pensado que no podías más y no has tenido más remedio que seguir, en palabras de Marina Diaz: «Si te pusieran una pistola en la cabeza seguirías, sería muy incómodo pero podrías seguir».

Cómo aplica esto de la libertad a la ansiedad

Esto es lo mismo que pasa con la ansiedad, la ansiedad es incomoda y muy desagradable, cada vez que das un paso puede darte la sensación de que no vas a aguantar. En cambio cuando yo tenía ansiedad no tenía más remedio que trabajar, los gastos no se pagan solos, e iba. Con mucho miedo, con muchas pataletas, pero cada día me tenía que enfrentar a esa incomodidad.

Por aquel entonces trabajaba en un centro comercial, si alguna vez has tenido ansiedad creo que sabrás lo desagradable que es esto. Me mareaba lo fuerte que estaba la luz. El ruido de la música, la gente y las otras tiendas me ponía en tensión absoluta. Y cuando se llenaba la tienda apenas podía respirar allí dentro. No sabría explicarte qué pensamientos me provocaban todo aquello pero sí sé que una hora antes de ir a trabajar ya estaba tensa y soñando con que acabara la semana.

El problema de que nos hayan enfocado en esa felicidad de que todo tiene que ir bien todo el tiempo no es otro que la obsesión por evitar lo que nos incomoda, la ansiedad es incomoda pero también lo son las perdidas, los cambios y los dolores. Y contra más las evitamos más grande hacemos la pelota. Por eso ir a trabajar diariamente en aquel entonces me libró de ponerme mucho peor.

A qué libertad me refiero

La libertad sobre la que estaba leyendo yo cuando se me ocurrió escribir este artículo, es la de asumir que a veces vas a pensar mal y en consecuencia te sentirás mal. En cambio no tienes porque creer a tu cabeza. Libertad es darte cuenta que es normal sentirse mal, y que puedes pensar y sentirte de una manera y hacer las cosas de otra.

Te imaginas que aburrido sería estar todo el tiempo bien, sin percances todo el tiempo. ¿Cómo sabríamos que estamos bien si no tenemos con qué compararlo?

En conclusión:

Si te sientes mal sé libre. Escoge aquello que te hace sentir mal y enfréntate a ello, despacito y con cariño pero plántale cara. Sal a la calle si no te atreves, aunque sea bajar las escaleras. Ves a un centro comercial aunque sea solo a la entrada y volver. Paséate por un sitio donde te vaya a mirar mucha gente si tienes fobia social. Haz lo que necesites para darte cuenta de la libertad que da contradecir a tu cabeza y hacer las cosas que ella te dice que no puedes hacer.

Puedes pensar fatal y comportarte como si todo fuera genial, acaso no hacemos eso cuando pretendemos fingir que todo va siempre bien. Al final los pensamientos son solo eso, pensamientos.

Y por supuesto permítete sentirte mal y encuéntrale las ventajas, desde ahí se aprende mucho más rápido.

2 comentarios

  1. Anika Russel Naces

    Buen articulo!!! nuestra mente no tiene limite de pensamiento / imaginación/ creatividad entre otras cosas. Cuando sufres o recibes una noticia y te deja en Shock, la mente se paraliza y comienza a pensar muchas cosas, me ha pasado cuando de la noche a la mañana TODO lo que pensé que estaba viviendo estaba yendo en un buen camino, estaba con la persona indicada, que me quería, que quería compartir su vida junto a la mía no veía ningún indicio que algo iba mal. Me demostraba cosas bonitas , sobre todo estaba tranquila… pero de la noche a la mañana las cosas se derrumbaron. Mi mente no aceptaba lo que pasaba, el golpe fue duro. La mente pensaba demasiado , buscando respuesta. Quise luchar pero tenia que dejarlo porque luchar dolía más … hay que dejarlo, que la mente asimile poco a poco la realidad, hay que darse TIEMPO para porque al final mente dirá HASTA AQUI …

    es genial tener la libertad de hacer lo que uno quiere, saber afrontar los problemas y los miedos que aparecen , pero cuando te pasa un shock y te lleva a tener ansiedad… deja un tiempo , pero no demasiado a la mente que haga las imaginaciones o pensamientos que quiera.. PERO después afronta la realidad. mi realidad fue que esa persona ya no esta en mi vida , no va a recorrer el mismo camino que yo , me ha dejado con toda la ilusión que el mismo alimento … pero ya es cosa de esa persona, no puedo controlar ni se lo que le pasa por la mente. Hoy por hoy, daría lo que fuera por borrar todo , pero la vida te da lecciones y es lo que hay ,,, allí esta en la mente archivado …

    En fin , hay que afrontar todo lo que la vida te presenta. El limite lo pone cada uno, si la mente no tiene limite de imaginación , es porque nada es imposible… si de verdad uno / una quiere superar la ansiedad/ los problemas/ las rayadas / o alguna cosa que preocupa… LEVANTATE Y AFRONTA LA REALIDAD NO HAY LIMITE Y TODO TIENE SOLUCIÓN MENOS LA MUERTA (así lo decía mi abuela )

    me gusta tu articulo ester !!!!1

    • Ester

      Gracias Anika. Y por compartir tu historia también.

Deja un comentario