sobrevivir a la cuarentena

Ahora mismo en España estamos en época de confinamiento, y aprovechando la cantidad de días de andar por casa que nos quedan por delante he decidido, no solo volver a escribir, sino hacerlo sobre algo que nos pueda ayudar a todos a sobrevivir a la cuarentena.

Por eso te voy a contar lo que me está sirviendo a mí.

Desde que empezó el estado oficial de alarma yo, como muchos otros españoles (supongo por lo que he hablado con amigas y conocidos), me he pasado dos semanas arrastrándome del sofá a la cama y de vez en cuando con parada en la cocina para ver que podía comer hoy sin tener que cocinar mucho. El confinamiento da pié a eso, es lo que llevo deseando hacer desde que mi vida laboral y universitaria no me dejan parar ni a respirar, pasar largos días con sus largas horas arrastrándome por casa. Pero después de todos estos días el cuerpo empieza a estar cada vez más cansado y de repente te acuerdas de por qué, antes de ser una estudiante que ocupa todo su tiempo libre en trabajar y hacer una vida social súper selectiva, te gustaba viajar, planear salidas, pasar un fin de semana en el campo o tomar unas cervezas con 4 amigas en cualquier bar por tal de charlar un rato. Y en ese momento la vida deja de hacerte ilusión (es una forma de hablar, si la vida te ha dejado de ilusionar lee esto mejor) porque te queda un mes entero o más de no poder disfrutar de todo eso. Descansar mola pero no para siempre, como dice el refranero español:

“Lo poco gusta y lo mucho cansa”.

refranero español

Por eso el lunes me puse las pilas y he hecho una lista de las cosas que me están sirviendo para no volverme loca y sobrevivir a la cuarentena.

1. Vivirlo como un buen momento para reflexionar

autoestima, aceptar, no luchar

Creo que este es un momento excepcional para reflexionar, y cuando digo reflexionar no me refiero a sentarte en un banco con la mano en la barbilla y descubrir los misterios del universo, me refiero a echar la vista atrás y ver si lo que haces te está haciendo feliz.

En mi caso, y para que entiendas a que me refiero (sigo siendo tan fan de los ejemplos como siempre), este parón-cuarentena me está sirviendo mucho para ver que me he pasado el último año corriendo del trabajo a la biblioteca y de la biblioteca al trabajo sin tiempo para mí. Siempre con mil excusas para no ver a los míos: nunca era buen momento para quedar, ni para salir a tomar algo, ni para disfrutar de un rato viendo el atardecer; siempre iba mal de tiempo para los exámenes. No lo he vivido mal porque por suerte estudio lo que me gusta y disfruto mucho cuando veo que apruebo, cada aprobado me acerca a la profesión que me gustaría ejercer. Pero reconozco que ahora, en este momento que apenas puedo salir a no ser que vaya a comprar o a trabajar (trabajo en sanidad no tengo muchas opciones), me doy cuenta de que prefiero pasar tiempo con los míos, sin dejar de estudiar por supuesto, para mí la vida social es importante, desconectar un rato bebiendo una cervecita con una amiga, comer con mi padre o decidir que este fin de semana me voy a ir a la montaña con mi pareja sin sufrir porque me he dejado un tema por leer, o no he repasado la última lectura y se me va a olvidar porque hace ya 3 días que la leí. Mi solución ha sido que voy a adaptar mi manera para organizarme mejor (te hablaré de mis descubrimientos sobre el tema pronto porque conozco a quién te puede ayudar si te cuesta tanto llevar una vida organizada como a mí) y sobre todo incluir mi tiempo de ocio y para mí en el calendario, en la semana y en el día.

No se trata de arrepentirme de cómo lo he hecho sino de revisar si la dirección que llevo me acerca a lo que me hace feliz.

ester Pi

En mi caso ha sido el descuidar a la gente que quiero y mi vida social, pero el tuyo podría ser cualquier otro. Si la vida social también es importante para ti no te olvides de hacer millones de videollamadas colectivas para sobrevivir a la cuarentena.

Si no paramos no podemos saber que nos está gustando y que no de lo que estamos haciendo.

2. Hacer deporte es buena forma de sobrevivir a esta cuarentena

sibrevivir a la cuerentena corriendo

También hablaré en mis claves de la felicidad sobre lo importante que es mantener un cuerpo saludable y con energía, pero de momento te cuanto que en esta cuarentena, una vez más, el deporte ha salvado mi manera de relacionarme con el mundo. Me llena de energía y me da una perspectiva más alegre de la situación gracias a las endorfinas que genera mi organismo cuando le obligo a moverse. Si no te gusta hacer deporte siempre puedes hacer algo suave, estirarte o bailar, lo importante es mover el esqueleto y decirle a tu cuerpo que el modo off se ha acabado toca moverse y despejarse.

Por si te funcionara aquí te dejo el enlace al vídeo de body combat que estoy usando yo para sobrevivir a la cuarentena. Las agujetas están garantizadas.

3. La estructura importa

Por último pero no menos importante estructurar le día, precisamente ayer que estaba a punto de tirar la toalla para volver a arrastrarme del sofá a la cama y de la cama al sofá escuché la ponencia de una de mis psicólogas y blogger favorita Marina Diaz de psicosupervivencia en una conferencia (de la que no te pongo el enlace porque ya ha acabado). Dijo muchas cosas importantes para convertir tu día en algo estructurado, pero lo que más me llamó la atención es una de sus frases, la cito textualmente: “la estructura es igual a cordura”. Y pienso que tiene toda la razón un cerebro sin una rutina, ni que sea parcial, se despista y deja de ser medio sano (digo medio porque el mío está un poco despistado hasta cuando está sano) para convertirse en una masa de ideas, pensamientos e imágenes borrosa de la que ni puedes sacar nada en clave ni te deja ver la vida con claridad. Corres el riesgo de perderte si no te enfocas en algo. ¿Y que es enfocarse si no estructurarse para dirigirte hacia lo que te importa?

sobrevivir a la cuarentena

Como no te puedo compartir la ponencia de Marina te voy a pasar el enlace a su minicurso sobre cultivar y fortalecer la autodisciplina por si te puede ayudar en estos días de incertidumbre y maraña mental desorganizada si aún no te has puesto las pilas. No me beneficia en nada compartir este minicurso (por si tenías alguna duda) pero creo que Marina es una muy buena psicóloga y a mí me ayudó mucho la ponencia para reestructurar mis días de una manera saludable.

Espero haber puesto mi granito de arena en un momento que va a quedar reflejado en los libros de historia como acontecimiento mundial por lo surrealista de la situación y que ahora tengas las herramientas para sobrevivir a la cuarentena.

Mucho ánimo,  sobre todo a las personas que estén pasando por momentos difíciles. Como dice la frase que tan de moda se ha puesto ahora y que tanto me gusta:

“Esto también pasará”

autor desconocido